Aniversario de Nacimiento del profeta Muhamad (p)

Vie, 05/05/2017 - 07:48

Las aves madrugadoras así como las que pasan en vela la noche con voces placenteras alegraban las almas en ese ambiente paradisíaco, tal y como si se secretearan con su enamorado. La orilla del horizonte de Meca se encontraba en el umbral de la aurora, sin embargo, aun reinaba un silencio ambiguo sobre la ciudad.

La orilla del horizonte de Meca se encontraba en el umbral de la aurora, sin embargo, aun reinaba un silencio ambiguo sobre la ciudad.
Todos se encontraban dormidos, sólo Aminah Bint Wahab estaba despierta y sentía los dolores, dolores de la espera que poco a poco se volvían más y más intensos.
Repentinamente vio entrar en su habitación a unas damas agradablemente perfumadas, desconocidas y luminosas. Se encontraba atónita. ¿Cómo era posible que aquellas damas entraran en su aposento sin ella darse cuenta?. Rompió el alba. No pasado mucho tiempo Aminah dio a luz a su querido niño, y por fin en la madrugada del diecisiete del mes de Rabi’al-Auwal del año 53 antes de la Hégira (4 de mayo de 570 d.C.), se iluminaron sus ojos al ver a su esperado hijo.El nacimiento de Muhammad había encendido el dormitorio de Aminah, obscurecido por el reciente fallecimiento de su esposo ‘Abdullah Ibn ‘Abdul Muttalib (545-570 d.C.), que al regreso de un viaje a Ash-Sham (Siria) murió en Medina, en donde fue enterrado, dejando a
Aminah sola y desconsolad    Ahora bien, cabe preguntar, pues ¿qué beneficios podemos conseguir de esta celebración?.
Recordar al Profeta (PBd) es recordar su nobleza, su honradez, su misericordia, su indulto, su altruismo, su filantropía… una gama de virtudes que caracterizan la personalidad del Profeta (PBd) y no es en vano que Allah se dirigió a él diciéndole: «Eres sí de eminente carácter»[1]. Recordamos la paciencia del Profeta (PBd) en el sendero de la predicación al islam: Veintitrés años de sufrimientos continuos, el tercio de su vida desde que tomó el relevo de la profecía. Se enfrentó a todo tipo de diicultades sin embargo no perdió nunca el control de su nafs. Cuando se fue a Taef[2] para invitar a la tribu de Zaquif a escuchar la palabra de Allah, la respuesta era el rechazo y que sus hijos le apedrearon. Se tuvo que regresar y refugiarse a una finca, pues, lo único que hizo, levantó sus manos diciendo: “¡Oh Allah!, si no fuera lo que me ocurrió por motivo de tu ira y enfado conmigo, no me preocuparía”. Porque al Profeta (PBd) lo único que quiso conseguir era la complacencia y agrado de Allah. Incluso más, cuando le dijo Gabriel: “Allah me ordenó con tu permiso aniquilar este pueblo”, el Profeta respondió: “Ruego a Allah que guie sus descendencias al camino recto”[3]. Aprendamos, pues, del Profeta (PBd) contener nuestra ira en pro de la hermandad. Paciencia y paciencia si nos insultan, calumnian, injurian... para el bien de la comunidad.
Desde luego que no podemos abarcar todas las virtudes del Profeta (PBd) en este encuentro, tampoco es de gran interés detenernos en el ámbito puramente histórico. La dimensión práctica en este aniversario es lo que más nos interesa, y lamentablemente lo que brilla por su ausencia. Así que festejar este día equivale a renovar los compromisos con el Profeta (PBd), significa revisar nuestra relación con él, comprobar si de verdad somos seguidores del Profeta (PBd).Conmemorar este día requiere que reflexionemos profundamente sobre nuestras conductas, posturas y el papel que hemos de desempeñar sobre todo en estos tiempos en que los enemigos del islam y los protagonistas de la corrupción siguen bombardeando ininterrumpidamente con tantas y tantas calumnias, injurias y blasfemias a nuestro ejemplo, modelo y símbolo de la paz: El Profeta (PBd).
Pues ante esta rabia de islamofobia la mejor respuesta sería incrementar nuestra relación con nuestro Profeta, intentar al máximo seguir sus pasos, corporizar sus principios y materializar sus caracteres. Es el único arma que nos puede proteger contra la campaña propagandística, tergiversadora que intenta desfigurar tanto la imagen del Profeta como su mensaje. Pero hemos de señalar también que existe una realidad dolorosísima que sirve de caldo de cultivo a todas estas insidias y conspiraciones que no podían afectarnos si no fuera por los resquicios que favorecemos nosotros mismos, gratuitamente, cuando nos peleamos, nos odiamos, nos insultamos, prejuzgamos unos a otros. Cuando nos hundimos en discusiones bizantinas, mientras el verdadero enemigo bombardea, ataca, invade, derrumba casas, destroza cultivos, arranca árboles, expulsa a familias, envia drones para espiar y atacar, etc… y nosotros en nombre del Islam nos matamos los unos a otros y nos autoproclamamos representantes de Allah: mandamos unos al paraíso y muchos al inierno.
[1]:El sagrado Corán
[2]:Taef: Ciudad de la Península Arábiga situada a los sesentaiocho Km aproximadamente de la Meca
[3]:“Assira al halabía”, tomo1, pag: 499.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
6 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 20