El honor más grande para Adán (P)

Jue, 04/04/2019 - 05:11
Sabiduría

Según las aleyas anteriores, el honor más grande para Adán (P), aquello que lo llevó a ser “escogido dentro de la creación“, y por lo que los ángeles se tuvieron que prosternar, fue su conocimiento de “ilm asma‟“ (sabiduría de los nombres) y la información que tenía respecto a “las verdades y los secretos de la creación y del mundo de la existencia“.
Es claro que Adán (P) fue creado por esta ciencia. Y si los hijos de Adán (P) desean llegar a la perfección deberán beneficiarse más de esta sabiduría. Aquel de sus descendientes que adquiera más de ésta, obtendrá una relación más directa con la sabiduría de los secretos de la creación.
Así es. El Corán con completa franqueza reconoce en estos (ilm asma‟, las verdades y los secretos de la creación y del mundo de la existencia) la importancia del rango de Adán (P).
Pero tal y como leemos en La Tora, ésta considera a la atención que puso Adán (P) en la ciencia y sabiduría así como al poder de distinguir lo bueno de lo malo, como la causa y razón de la expulsión de Adán (P) del Paraíso y su gran pecado.
En el Génesis 2 del Antiguo Testamento dice: Entonces Yavé Dios formó al hombre con polvo de la tierra; luego sopló en sus narices un aliento de vida y existió el hombre con aliento y vida. (Gén.2, 7) … Yavé Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, agradables a la vista y buenos para comer. El árbol de la Vida estaba en el jardín, como también el árbol de la Ciencia del bien y del mal.(Gén. 2, 9) … Y Yavé Dios le dio al hombre un mandamiento; le dijo: «Puedes comer todo lo que quieras de los árboles del jardín (Gén. 2, 16), pero no comerás del árbol de la ciencia del bien y del mal. El día que comas de él, ten la seguridad de que morirás“ (Gén.2, 17).
En el Génesis 3 dice así: Oyeron después la voz de Yavé Dios que se paseaba por el jardín, a la hora de la brisa de la tarde. El hombre y su mujer se escondieron entre los árboles del jardín para que Dios no los viera (Gén. 3, 8) Yavé Dios llamó al hombre y le dijo: “¿Dónde estás?“ (Gén. 3, 9) Éste contestó: «He oído tu voz en el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo por eso me escondí.“ (Gén. 3, 10) Yavé Dios replicó: (Gén. 3, 10) “¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol que te prohibí?“ (Gén. 3, 11)
El hombre respondió: «La mujer que pusiste a mi lado me dio del árbol y comí.“ (Gén. 3,12) Entonces Yavé Dios dijo: «Ahora el hombre es como uno de nosotros, pues se ha hecho juez de lo bueno y de lo malo. Que no vaya también a extender su mano y tomar del Árbol de la Vida, pues vivirá para siempre“. (Gén. 3, 22) Y así fue como Dios lo expulsó del jardín del Edén para que trabajara la tierra de la que había sido formado. (Gén.3, 23)
Como vemos, la historia que se encuentra registrada en la Biblia centra su atención en la sabiduría y en el poder distinguir lo bueno de lo malo como la principal causa de la expulsión de Adán (P) del Paraíso y su gran falta.
Y si Adán (P) no hubiese alargado su mano hacia el “Árbol de lo bueno y lo malo“, hubiesen permanecido en la ignorancia para siempre, al grado que ignorase que estar desnudo es un acto malo y desagradable, y se hubiesen quedado a vivir para siempre en el Paraíso.
En esta forma, sin duda Adán (P) no debería haberse arrepentido de su acto, ya que perder el Paraíso –que la condición para morar eternamente en éste era desconocer lo bueno y lo malo–, a cambio de la adquisición de la ciencia y sabiduría, es considerada como una transacción provechosa. ¿Por qué entonces Adán debía sentirse arrepentido y preocupado?
Por lo tanto la historia de la Biblia se encuentra exactamente en el punto opuesto a la opinión del Corán, el cual considera y reconoce el valor de la jerarquía del hombre y el secreto de su creación en el ilmasma‟.
Además de esto, la historia citada menciona asuntos repulsivos respecto a Dios y/o Sus creaciones, cada uno más asombroso que el otro, y estos son:
1. Atribuir una mentira a Dios – (al igual que podemos leer en el Gén. 2, 17 que dice: “(Dios dijo) pero no comerás del árbol de la Ciencia del bien y del mal.
El día que comas de él, ten la seguridad de que morirás“. – Mientras que no morirían sino que adquirirían la ciencia“.).
2. Atribuir codicia y celos a Dios – (Gén. 3, 22 donde dice que Dios no quería que Adán y Eva comiesen del árbol de la Ciencia y de la Vida, y obtuviesen la sabiduría y la vida eterna).
3. Asociar alguien a Dios – (así como dice en esa misma frase después de que Adán comió del árbol de la Ciencia, Dios dijo: “Se ha vuelto como uno de nosotros [dioses]“).
4. Atribuir envidia a Dios – (de esa misma frase se deduce que Dios sintió envidia al enterarse que Adán poseía la Ciencia de lo bueno y lo malo).
5. Atribuir un cuerpo a Dios – (Gén. 3, 8 cuando la voz de Yavé Dios se paseaba por el jardín, a la hora de la brisa de la tarde).
6. ¡Dios ignora lo que sucede a su alrededor! – (Génesis 3, 9: “Yavé Dios llamó al hombre y le dijo: ¿Dónde estás?“– Y ellos se habían escondido de la vista de Dios entre los árboles).
Claro está no debemos olvidar que estas falsas fábulas no se encontraban en un principio registradas en La Tora, y después le fueron agregadas).

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
5 + 14 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 4